Make wishtv.com your home page

La Huasteca Potosina es una joya natural escondida en México que no permanecerá oculta mucho tiempo

View inside a pantheon in the Sierra Huasteca Potosina in Tamazunchale, Mexico, on 01 November 2023, during the Xantolo festival or Day of the Dead festival. The Xantolo or Day of the Dead festival in Huasteca Potosina, Mexico, is a festival that mixes traditions and beliefs of pre-Hispanic and Spanish cultures brought during the Colony. In this region and according to belief, it represents the sacred union between the living and the dead that inhabit the Huasteca. On the night of November 1, the souls of the deceased return to live with their loved ones. (Photo by Gerardo Vieyra/NurPhoto via Getty Images)

(CNN) — A los 30 minutos de salir de San Luis Potosí, capital del estado mexicano del mismo nombre, la mezcla de paisajes diversos empieza a ser notoria desde la ventana del auto. Los pinos robustos crecen altos junto a los cactus del desierto, asomando a través de un manto de niebla que adorna las montañas de la Sierra Madre.

Atravesar los imponentes picos en dirección este y dedicar al menos unas horas a este pintoresco viaje por carretera es la única forma que tienen los visitantes internacionales de llegar a las surrealistas tierras y aguas de la Huasteca Potosina, en el centro-este de México.

FOTOS | ¿Qué hacer en San Luis Potosí, México?

No es de extrañar que esta región montañosa, un conjunto de unos 20 municipios y pequeñas ciudades, se haya convertido en un epicentro de la aventura al aire libre en una zona habitada tradicionalmente por los huastecos (también conocidos hoy como teenek).

Los remotos paisajes de la Huasteca Potosina, que forma parte de una región más amplia, La Huasteca, que abarca varios estados, incluyen vastos desiertos, exuberantes montañas y rincones de selva tropical con ríos y cascadas de color turquesa. Y sus atractivos siguen siendo desconocidos para la mayoría de los viajeros internacionales, al menos por ahora.

Alquilar un coche en la ciudad de San Luis Potosí ofrece a los visitantes la mayor flexibilidad para trazar su propio camino por la Huasteca. También se ofrecen visitas guiadas en autobús o van privada. Las empresas Corazón de Xoconostle y Auténtico San Luis ofrecen excursiones personalizadas desde la ciudad.

O desde Ciudad Valles, el centro neurálgico de la región, a unas cuatro horas al este de la capital del estado, se pueden realizar excursiones de un día a las joyas de la región. Una de las favoritas es remar por el río Tampaón hasta la base de la espectacular Cascada Tamul, la mayor de la zona, que suele fluir durante la segunda mitad del año.

Aquí te mostramos más vistas y maravillas de ensueño escondidas en este paisaje.

México busca consolidarse como uno de los principales destinos turísticos del mundo con un renovado Tianguis Turístico

Laguna Media Luna

Si viajas unas dos horas y media al este de la ciudad de San Luis, podrás sumergirte en la laguna de Media Luna, alimentada por un manantial de otro mundo, o a 30,5 metros por debajo de ella, si eres un buzo experimentado. Así es, uno de los puntos de buceo más inusuales de México se encuentra a más de 160 kilómetros del océano.

Está cerca del pueblo de Rioverde, en la región centro del estado. Aunque técnicamente no forma parte de La Huasteca, es la parada perfecta para nadar y disfrutar de una fabulosa comida en Don Juan Merendero, un restaurante que ha cautivado a los visitantes desde su apertura en diciembre.

En el interior de Media Luna, seis manantiales mantienen la temperatura del agua por encima de los 28 °C durante todo el año. El caudal constante recicla el agua cada 24 horas, lo que proporciona una claridad espectacular, sobre todo a primera hora del día, antes de que las salpicaduras de los visitantes remuevan los sedimentos.

El próspero ecosistema alberga montones de tortugas, aves, una vegetación única y seres humanos vertiginosos. Los buzos expertos llevan medio siglo acudiendo en masa a este lugar, gracias a Juvencio Martínez Flores.

Los buzos pueden explorar la cueva submarina de la laguna de Media Luna, cerca de Rioverde. Crédito: Erich Schlegel/Alamy Stock Photo

“Media Luna no era realmente conocida”, dice el lugareño de Ríoverde, quien se convirtió en padre fundador del buceo en México cuando abrió su tienda de buceo hace unos 50 años. “La tienda empezó a atraer a la gente”.

Hoy en día, todavía se le puede encontrar detrás del mostrador de la tienda, Vamos a Bucear, junto con su hijo y copropietario, Saul Martínez Ramírez, cuyos propios hijos son buceadores de tercera generación. El negocio está adosado al Hotel Media Luna, también propiedad de la familia.

Pregunte por el preciado cráneo de mamut de 20.000 años de antigüedad y las docenas de figuras prehispánicas expuestas junto a los equipos de buceo. El mayor de los Martínez dijo que descubrió los antiguos artefactos en el fondo del lago en 1971 y los recuperó con la ayuda de arqueólogos.

Puente de Dios

A una hora al este de Rioverde, Puente de Dios merece varias horas de exploración. O quizá una noche en el acogedor pueblo de Tamasopo, en el extremo occidental de la Huasteca Potosina.

Puente de Dios, el nombre de esta maravilla natural, en realidad parece demasiado modesto. “El patio de recreo de Dios” sería más apropiado para cualquier amante del agua que se sumerja en sus profundidades.

Tras pagar la entrada de unos US$ 5 (unos 83 pesos mexicanos) y descender cientos de escaleras, llegas a un anillo de cascadas que brotan de las montañas para llenar una agitada piscina de color zafiro. Y eso es solo el principio.

Las cascadas del Puente de Dios son una atracción turística fascinante. Crédito: ferrantraite/E+/Getty Images

El puente de tierra que da nombre al parque conduce a otro punto de entrada río arriba. Aquí puedes sumergirte y flotar a través de una cueva con aspecto de catedral, divisando peces plateados debajo y oscuros túneles en las paredes de piedra caliza. Sigue la corriente y deslízate entre una pequeña abertura en las rocas para entrar en la inmensa poza principal.

Los cabos de seguridad en el agua ayudan a estabilizar a los nadadores contra la corriente. Se puede nadar de un torrente de agua al siguiente, sintiendo la energía de incontables litros de agua que surgen a través de los canales rocosos y el bosque circundante.

La piscina cristalina supera los 18 metros de profundidad en algunos puntos. Los visitantes más valientes suelen subir al perímetro rocoso para saltar desde los acantilados. Los chalecos salvavidas son obligatorios para todos los visitantes y se pueden alquilar en el sitio.

Así es la “tienda de conveniencia más incómoda” de China, que cuelga de un acantilado

Sótano de las Huahuas

A una hora en auto al sur de Ciudad Valles y a menos de una hora al norte de Xilitla (uno de los elogiados Pueblos Mágicos de México), se puede caminar hasta el Sótano de las Huahuas, un espectáculo en forma de cráter.

Las palabras, las fotos y los videos no logran captar el fenómeno diario de miles y miles de aves que descienden por acantilados escarpados hasta el enorme agujero circular en el bosque.

Las aves, principalmente vencejos pechiblancos y pericos verdes, ofrecen un espectáculo diario al atardecer y otro similar cada mañana con un épico ascenso desde el sótano.

Miguel Galarraga, de Corazon de Xoconostle Tours, desciende a un sumidero conocido como Sotano de las Huahuas. Crédito: Mark Johanson/Chicago Tribune/Newscom

Presenciar este ritual desde el borde rocoso es una experiencia corporal que inunda los sentidos de asombro, y un poco de vértigo para los sensibles a las alturas.

Puedes reservar la experiencia con un guía local en la entrada del sitio. Llegar a la vertiginosa entrada de la caverna requiere una caminata moderada de unos 30 minutos.

“El fondo de la cueva es del tamaño de una cancha de fútbol”, explica Estela Martínez Santiago, guía teneek de la comunidad local de San Isidro, en el municipio de Aquismón.

Para entendernos, ese “fondo” está a unos 460 metros de profundidad desde el borde. Si lo planeas con anticipación, puedes pagar para descender por la ladera. Las escarpadas paredes del acantilado entre la cima y el fondo ofrecen rincones seguros para los innumerables vencejos, periquitos y otras criaturas.

“Es un océano de pájaros”, dice Elena Nilova, una visitante de Chicago que acude por primera vez. Esta sensación de mar se refleja en el sonido de sus alas cuando pasan por encima al atardecer. Atraviesan el aire como relámpagos y generan el sonido de las olas bañando una orilla lejana.

Si quieres ampliar esta experiencia, puedes acceder a un lugar similar y más desarrollado, el Sótano de las Golondrinas, a menos de 30 minutos en auto del Sótano de las Huahuas.

La increíble cascada “sagrada” de Angola de la que probablemente nunca hayas oído hablar

Un jardín surrealista

Si la idea de formar parte de una pintura de Salvador Dalí te parece divertida, puede que te enamores del Jardín Escultórico de Edward James, Las Pozas. Se encuentra en Xilitla, a poco menos de dos horas en coche al sur de Ciudad Valles y posiblemente el pueblo más mágico de la región.

La fusión de selva salvaje y material esculpido fue idea del poeta y artista surrealista inglés Edward James a mediados del siglo XX. En la actualidad, el jardín se considera uno de los monumentos surrealistas más importantes del mundo.

Como no podía ser de otra forma, James fue amigo y patrocinador de Dalí mientras esculpía su jardín secreto en este “pueblo mágico”. Diseñó y elaboró sus edificios y estructuras surrealistas in situ durante muchos años, entre las décadas de 1960 y 1980, con la ayuda de trabajadores locales.

Las Pozas es un jardín surrealista escondido en la selva de la ciudad de Xilitla. Crédito: fitopardo/Moment RF/Getty Images

“Estudió literatura, no arquitectura. Pero era un arquitecto de la imaginación”, dice el guía Obed Zumaya Márquez.

Una visita guiada, que debe reservarse con anticipación, te lleva arriba y abajo por enormes escaleras de piedra, bajo muros de concreto que imitan la vegetación del bosque y a través de otras fantásticas creaciones de interior-exterior. Por supuesto, entre ellas hay más cascadas perfectas para Instagram.

Como testimonio de lo fotogénico que es este lugar: la actriz Tilda Swinton lo visitó una vez para una hipnotizante sesión fotográfica, publicada por W Magazine en 2013.

A menos de dos horas en auto de Ciudad Valles, hay otro buffet de opciones de aventura cargadas de adrenalina: rafting en aguas bravas, tirolesa y escalada en roca o rappel. Incluso la más relajante excursión remando por el turquesa río Tampaón ofrece una parada en un precioso cenote para nadar en el interior de una montaña. Merece la pena la excursión incluso cuando la cascada de Tamul está seca.

Estos son los lugares más remotos de la Tierra

Explorar la ciudad de San Luis Potosí

La mayoría de los visitantes se dirigen a La Huasteca, o regresan de ella, a través de la bulliciosa capital de San Luis Potosí, donde el aeropuerto internacional ofrece vuelos frecuentes a la Ciudad de México y más allá.

Aunque el límite de La Huasteca comienza a casi tres horas en coche hacia el este, merece la pena explorar la encantadora capital al principio o al final del viaje.

El centro histórico está repleto de plazas ornamentadas, calles de piedra y arquitectura colonial.

Merece la pena explorar la ciudad de San Luis Potosí, punto de partida de un viaje a La Huasteca, al este. Crédito: Glow Images/Glowimages RF/Getty Images

Los elementos de las profundas raíces religiosas y la larga historia de la ciudad dedicada a la extracción de oro, plata y otros materiales salpican el centro urbano con un factor sorpresa, empezando por las torres barrocas de la opulenta catedral municipal.

Al lado, el histórico edificio municipal de 1602 está abierto para visitas semanales gratuitas. Una de las salas presenta cinco murales ornamentados en el techo, enmarcados con cientos de huevos de oro puro, cada uno de ellos valorado en más de US$ 5.000.

Al final de la calle, el Museo Nacional de la Máscara de México es una joya por derecho propio, con creaciones deslumbrantes e históricas del mundo antiguo y moderno.

La ciudad presume de una paleta culinaria en constante evolución, empezando por las numerosas chocolaterías artesanales, como Costanza, que venden irresistibles regalos de viaje.

La incipiente escena de la cerveza artesanal incluye el Callejón 7 Barrios, que sirve la cítrica José Gosé y cervezas de verano. Y en El Rincón Huasteco, los platillos incluyen 10 variedades de enchiladas huastecas y el famoso zacahuil gigante, el tamal más grande que jamás hayas visto.

Los sabores ofrecen una pequeña muestra de todo lo que aguarda en las montañas del este.

— Tree Meinch reside actualmente en La Paz, México, se dedica a la escritura en inglés y español y persigue historias sobre viajes, ciencia y sostenibilidad en un clima que cambia rápidamente.